tal vez también te interese

Prepárate para ver la Luna más grande y brillante de los últimos 68 años

Dentro de unos días la Luna se acercará a nosotros más que de costumbre. De hecho, no se ha mostrado tan atrevida en décadas.

En las vísperas del próximo 14 de noviembre, desde la Tierra se podrá observar la superluna más grande en casi 70 años.

Según la NASA, “estará llena en las aproximadamente dos horas de perigeo”, como se llama al punto de la órbita más cercano al centro de nuestro planeta.

Pero, ¿de qué se trata el fenómeno? Las superlunas son resultado de la casualidad, según dijo la astrónoma británica Heather Couper a la BBC.

“La Luna gira alrededor de una órbita elíptica, por lo que puede venir muy cerca de nosotros y, si eso coincide con la Luna llena, entonces puede parecer absolutamente enorme“, explica.

Esta coincidencia ocurrirá el 14 de noviembre y será extraordinaria por su distancia.

Cuando la Luna alcanza su posición más alejada de la Tierra se dice que está en su apogeo. En su punto opuesto, el perigeo, puede estar hasta 50.000 kilómetros más cerca de la Tierra que en el apogeo.

Cuando la Luna alcanza su posición más alejada de la Tierra se dice que está en su apogeo. En su punto opuesto, el perigeo, puede estar hasta 50.000 kilómetros más cerca de la Tierra que en el apogeo.

El satélite natural no se aproximaba tanto a la Tierra desde 1948… y no planea volver a hacerlo hasta 2034.

En esta ocasión, la Luna se encontrará 48.280 kilómetros más cerca de la Tierra que cuando estuvo recientemente en su apogeo, el punto más lejano de la órbita.

A excepción del eclipse de superluna de 2015, no ha habido ni habrá una Luna llena tan especial en mucho tiempo (aun cuando se den curiosamente tres superlunas consecutivas en los últimos tres meses del año: la anterior ocurrió el 16 de octubre y la última será el 14 de diciembre).

La superluna se suma a la larga lista de espectáculos que nos ha dado el satélite de la Tierra. La Luna roja o Luna de sangre, la Luna azul, la negra y la Luna de fresa son otros ejemplos.

La superluna se suma a la larga lista de espectáculos que nos ha dado el satélite de la Tierra. La Luna roja o Luna de sangre, la Luna azul, la negra y la Luna de fresa son otros ejemplos.

¿Cuál es la mejor manera de ver una superluna?

Lo primero, por supuesto, es desplazarse a un lugar abierto y apacible, alejado de las grandes ciudades y de la iluminación artificial muy potente.

Al igual que cualquier luna llena, el cuerpo celeste se ve más grande y extraordinariamente brillante si se observa cuando aparece en el horizonte.

Aunque las superlunas se ven un 14% más grandes y un 30% más luminosas que las lunas llenas comunes, son todavía más sorprendentes cuando están en la línea del horizonte y no en lo alto del cielo.

El experto del Observatorio Naval de Estados Unidos (USNO, por sus siglas en inglés) Geoff Chester explica que esto es resultado de una ilusión óptica, según cita la NASA. Se trata de un efecto óptico que no entienden del todo ni astrónomos ni psicólogos. Leer mas en bbc.com